Crema catalana con gofio

Andanzas y peripecias de un canario-godo en Barcelona.
Archivos
<Septiembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > La crisis comicial
La crisis comicial 2002-04-21

Hoy Domingo se presentaba como un día tranquilo. Me levanté a las 11 de la mañana, me tome un desayuno y puse rumbo al Parc de la Ciudatella.

Como era el día de la Tierra el museo de Geología y el de Zoología tenían unas jornadas de puertas abiertas y hay que aprovecharlas, jeje.

Para entrar al parque di un rodeo enorme porque me fui por el lado donde está el Zoo y la entrada al parque está en la otra esquina. Así que por culpa de mi despiste caminé 1 kilómetro de más.

El Parc de la Ciudatella está realmente animado los domingos. Hay mesas de pingpong y un montón de gente montando en bici, paseando al perro. Gente tumbada en la hierba fumando hierba o tomando el sol, y un montón de puestos de asociaciones de animales, ecologistas, colocadores de piercings, masajistas (había uno que daba unos masajes con los pies). Incluso hay un servicio de "limpieza del aura". Muy esotérico sí.

El museo de geología tenía un montón de piedras y minerales de todo origen y condición. Estalactitas, y fósiles (trilobites y uno especialmente impactante de una araña del carbánico del tamaño de un perro). Lo más chachón era una sección de rocas fosforescentes. Había un botón para poner luz ultravioleta (de la de las discotecas) y aquello molaba bastante.

El museo de zoología no lo pude ver muy bien porque cuando llegué quedaban 10 minutos para cerrar. Pero básicamente consiste en una sala enorme con animales disecados de todo tipo. Monos, insectos, perros, cocodrilos... de todo. Incluso había bichos en botes bastante asquerositos los pobres. A la salida del museo de zoología me encontré con un grupo de unas 60 personas haciendo el TaiChi, que consiste en que un montón de gente se pone a balancear los brazos con cara de circunstancia y al mismo tiempo. Pero ver a 60 tipos haciendo el TaiChi es bastante curioso.

Cuando estaba volviendo por la zona de la Catedral ocurrio la aventura del día. Iba yo con mis walkman y veo a un tipo que se asoma a la ventanilla de un coche y empieza a mover histérico los brazos. Lo primero que pensé es que le habían roto el cristal para llevarse la radio y estaba indigado. Pero me quité los cascos y oí a alguien decir "creo que le ha dado un ataque".

La cosa me sonó rara y vi que el tipo llamaba a la gente como desesperado. Casi sin pensarlo me fui corriendo porque me temía lo peor.

Cuando llego me encuentro al conductor del coche inconsciente tirado sobre la caja de cambios y al tipo histérico diciendo "mi hermano! es mi hermano!". Joer, el subidón de adrenalina fue acojonante. Me acerco y digo "soy médico, ¿qué ha pasado?". El tipo me dice medio liado que el hermano se paró porque se sentía mal y que empezó a tener convulsiones. Digo que llamen a una ambulancia.

Miro al tipo, bueno parece que tiene pulso y respira. Además va recuperando la conciencia aunque está algo estuporoso (como cuando estás con una borrachera tremenda).

En esto que aparece una tipa (unos 30 tacos) y dice "soy médico". Yo le digo que también y que no sé que ha pasado que parece una crisis epiléptica. La tipa venía hablando por un movil y sin dejar de hablar dijo "ah bueno entonces nada" y se fue opr donde vino. Vamos que me dejó el "muerto" a mí. Creía que solo pasaba en los hospitales eso de pasarse la pelota, pero ya veo que no.

Me ponen con el médico del 112 y agárrate. Me dice que qué ha pasado. Yo que no había visto nada, solo me puedo fiar de lo que me dice el hermano, que está a punto de tener un ataque de pánico. Pero por lo que veo el supuesto epiléptico va recuperando la conciencia y ya está incorporado y orientado (aunque algo confuso, lógicamente). Entonces el del 112 me dice "entonces no mandamos ambulancia ¿no?". Joder, mi primera decisión clínica y me encuentro solo ante el peligro. Le echo huevos y digo que no, que el paciente está estable y que parece una crisis comicial. El del 112 dice "OK" y cuelga.

Total que tranquilizo al hermano histérico (estaba realmente asustado) y le digo que no pasa nada pero que coja él el coche y se lleve a su hermano tranquilamente a Urgencias para que le hagan una exploración neurológica.

En fin que cuando llegué a la residencia despues de comer lo primero que hice fue revisarme el tema de las epilepsias. ¡Parece que tome una decisión correcta!.

Lo más flipante del asunto es que la velocidad a la que funciona la mente en esas situaciones y que además empiezas a actuar como "instintivamente". Es bastante distinto a cuando estás haciendo un exámen. Cuando te ves con el marrón tienes que tomar decisiones en segundos y la verdad es que no es nada agradable.

Otra de las cosas que he descubierto es el poder de la "bata blanca". Parece que la gente se tranquiliza muchísimo si saben que hay un médico por medio. Lo que ellos no saben es que el médico (en este caso yo) está más acojonao que todos ellos juntos. :).

En fin que una forma muy extraña de pasar mi último día antes de incorporarme a mi trabajo en el IMIM.

Mañana les contaré que tal me fue en el laboratorio.

Desde Barcelona informando para "Crema catalana con gofio",

un godo-canario llamado JB.

Enviado a las 21:06 | 0 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gofio.blogalia.com//trackbacks/819

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.92.190.11 (d68b07f328)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

© 2002 jbonis