Crema catalana con gofio

Andanzas y peripecias de un canario-godo en Barcelona.
Archivos
<Abril 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > El síndromede las piernas inquietas
El síndromede las piernas inquietas 2002-08-12

Hay una cosa que los médicos llamamos síndrome de las piernas inquietas o síndrome de Ekbom.

Esta enfermedad consiste en unos calambres musculares y una sensación desagradable en las piernas durante el sueño que obliga al durmiente a moverlas constantemente y le produce un insomnio que a veces es muy molesto.

Pues bien, yo no sé como será tener un síndrome de Ekbom, pero lo más parecido debe ser viajar de Barcelona a Madrid en una guaga de Etnacar.

La historia es la siguiente: Viernes por la mañana. Decido irme a pasar el fin de semana a Segovia para ver a la abuela, tíos, primos y demás criaturas con las que comparto un pedazo de ADN similar. A esas alturas difícil pillar una plaza de avión o tren. Así que la oferta más barata (40 euros ida y vuelta) y la única disponible es "la guagua".

Despues de cenar el viernes unos huevos fritos con papas (para no complicarme la vida cocinando) salgo a la calle para coger la guagua línea 6 que me llevará a la estación Nord (donde cogeré la guagua Etnacar). Empieza a llover, que digo llover, caian cubitos de hielo! en Barcelona. Encima resulta que la línea 6 hace su último servicio a las 22:00 y son las 23:00. Ñeeeek. Me toca ir hasta la parada de metro (a 10 minutos andando de mi casa). A todo esto los cubitos de hielo seguían cayendo con fiereza.

Bueno, finalmente conseguí llevar antes de las 24:00 a la estación Nord de donde salía la guagua Etnacar. Pensé "bueno, ahora un sueñito en la guagua y hasta las 7 de la mañana que llego a Madrid". ¡Gran error!.

En una guagua no se puede dormir. Sobre todo porque siempre te toca con un tipo gordo lleno de bolsas, que se espatarra en el asiento. Por supuesto dos asientos más alante una joven chica que se acurruca con su compañero de al lado y duerme placidamente.

Pero no, a tí te toca con el gordo con pinta de deprabado sexual al que le salen pompitas de moco de la nariz, que te pegas todo el viaje con un ojo abierto pensando "como este tio se acurruque a mi lado.... puaaaajjj".... aunque lo peor es pensar... "como me quede dormido y me acurruque yo.... ".

Así que estas toda la noche de un tenso terrible y empieza el síndrome de las piernas inquietas que es de lo más desagradable que puede haber. Te entrar unas terribles ganas de correr una maratón y tú ahí encerrado entre una ventanilla "rompase en caso de emergencia" y una pompa de moco que amenaza con acurrucarse. Horrible.

Y mientras la chica joven y el italiano con pinta de chulo playa durmiendo placidamente.

En fin, que fin de semana entretenido, con visita a la familia que hacía años que no veía. Pero muy cansado, muy cansado.

Hoy Lunes llegué a Barcelona procedente de Madrid a las 6 de la mañana. Aún me dio tiempo para dormir 4 horitas, hasta las 10 de la mañana. Menos mal que me puedo permitir llegar un poco más tarde al curro, aunque eso sí, hoy me toca apoquinar hasta tarde, que hay trabajo acumulado.

Desde el templo de sabidurida, informando para CCG, se despide,
un godo-canario llamado JB.

Enviado a las 15:55 | 1 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gofio.blogalia.com//trackbacks/2222

Comentarios

1
De: Erik Fecha: 2002-08-15 12:00

Chaa, que keme. Yo no seria capaz de tragarme un viaje en guagua tan largo. Y total para llegar, dar dos besos, comer algo y volver a Barcelona.
A cuidarse, por cierto... Yo tengo una Katinka que me ama, me ama, me aaaaaama...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.103.120 (a310410b03)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

© 2002 jbonis